Page 131 - Revista Estilo de Vida Edición 28
P. 131

buscar una cocina que se ajustara a nuestras pretensiones, con la sorpresa de que muchas eran elevadamente costosas, y no ofrecían el verdadero estilo italiano”.Fue de tal magnitud su desencanto, que decidió hacer sus propias gestiones con las mejores fábricas italianas de productos ar- quitectónicos y de diseño interior, para lograr una manufactura de las más estrictas calida- des. En medio de esa tarea, surgió una gran oportunidad para su vida: dedicarse a comer- cializar este tipo de productos, pero solo con las marcas más artesanales y extraordinarias del país europeo.“Ese primer contacto comercial con los proveedores de mi país natal se ha venido transformado, en el lapso de cinco años, gra- cias al portafolio de productos de Euro Deco, el cual cada vez es más amplio para que los clientes encuentren –en un solo punto- todo lo necesario para decorar los espacios de sus casas y oficinas”, sostiene.Es así como este joven empresario trabaja con las fábricas más respetadas, las cuales tienen trayectorias entre 30 y 150 años. “Estos proveedores sobresalen a nivel mundial por calidad, diseño, innovación y procesos pro- ductivos, los cuales están certificados como amigables con el medio ambiente. Adicional- mente, ofrecen un nivel de personalización casi total, para que los clientes puedan acon- dicionar sus espacios con estilo propio”.Por eso mismo, él insiste en decir que “en Euro Deco somos asesores, mas no ven- dedores. Buscamos complacer los gustos e intereses de los usuarios más exigentes, y ga- rantizarles excelentes productos y los mejores servicios, para que vivan una óptima expe- riencia decorativa”.Filippo Massara encontró su vocación en esta tierra cafetera, que además del ne- gocio, disfruta con sus dos hijos y su esposa, especialmente viajando y pescando. Aunque dice, con cierta melancolía, que lo que más extraña de su querida Italia es la comida y el buen vino. Pero nos cuenta -en secreto- que estos dos temas son el foco de sus próximos negocios.assignment, a great life opportunity came by change: to commercialize these type of products, but only with the most traditional and extraordinary brands of the European country.“The first commercial contact with Italian suppliers has been transforming, during the last five years, thanks to the constantly-growing portfolio of Euro Deco, where customers find everything they need to decorate their houses and offices in one place”, he affirms.This is how this young entrepreneur got to work with the most respected facto- ries, some of which are over 150 years old. “My suppliers stand out across the world for their quality, design, innovation and production processes, and all of them are eco-friendly. Additionally, their levels of cus- tomization are unique, so clients choose each detail according to their own styles”.Therefore, he insists that his staff at Euro Deco “are more often described as ad- visers rather than just sales people. We want to satisfy likes and interests of the most demanding users, and guarantee excellent products plus great service, concluding an ideal decorative experience”.Filippo Massara found his vocation in this coffee land, that other than business, he enjoys with his family when they travel and go fishing. Although he melancholy confesses that what he misses the most of his dear Italy are wines and traditional dishes. But he also -secretly- tells us that these two fields are the focus of his future business projects.131


































































































   129   130   131   132   133